Hoy, 23 de febrero, creo en…

  • Creo en una ciudad, en una casona, en una casa-grande donde vivimos y compartimos miles de familias, creo en lo hiperlocal y en esta ciudad, no necesariamente “porque me vio nacer”
  • Creo en la democracia, no creo en la obligación de votar
  • Creo en el Alcalde recién electo como un administrador temporal de la cosa pública, no creo en un mesías ni en un super-héroe
  • Pero también creo en el poder veedor de la ciudadanía, en su capacidad de auto-organizarse, de proponer, de criticar, de aportar y de exigir
  • Creo que los tiempos han cambiando, lo seguirán haciendo, aunque algunos de los triunfadores de hoy aún no se han dado cuenta, quizás yo tampoco
  • Quisiera creer que los grandes horizontes de una ciudad están por encima de pequeños egoísmos cegados por el apetito desmesurado de poder, quisiera creer… me cuesta mucho hacerlo
  • Creo y me inspira cuando se cierra la campaña, se olvida el pasado y se mira el trabajo a futuro, cuando esa inspiración toca a otras personas y se convierte en un orgullo colectivo que mueve a la acción
  • No creo y rechazo la paranoia del poder cuando se siente criticado, la poca capacidad de generar escuela política, el personalismo figurativo, el reduccionismo de ver a un ciudadano sólo como un votante, y el servilismo acrítico que el mandante fomenta a su alrededor
  • No creo en una elección para cinco años gracias a una campaña de mes y medio. Creo en el largo plazo, en Juan de Salinas, en Manuel Carrión Pinzano, en Pío Jaramillo, en Juan Vicente Requejo y en el Pongo de Manseriche
  • Tengo esperanza
  • Creo en Loxa, en una ciudad que es y será más, mucho más, creo en #LoxaEsMás

4 thoughts on “Hoy, 23 de febrero, creo en…

  1. Excelente artículo,

    Me sumo a tus buenos deseos de esperanza, cambio y progreso.
    También creo en el cambio, creo que las personas debemos evolucionar, corregir errores, creo que en la equidad, en el respeto en la integridad y sobretodo en la capacidad.
    No son 4 años de administración, son 5.

    Metamos el hombro para llegar a este objetivo muy claro de contar con una de las mejores ciudades de nuestro país, con buenas ideas y sobretodo con auto critica de creer en una ciudad mejor.

    El cambio lo hacemos todos, el cambio es una palabra que describe intrincadamente describe un proceso, y ese proceso lo generamos todos, aportando desde adentro no desde fuera como estábamos acostumbrados, el cambio empieza en nuestra actitud y ganas de superación y sobre todo con una actitud participativa.

    Saludos Cordiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *