#Crowdfunding en #Loxa, el caso de @tokirokenyu

samsaEn la primera parte de este post explico brevemente el concepto de crowdfunding aprovechando la columna de Diario Centinela. En esta segunda parte empiezo por comentar el caso de David Eguiguren (@tokirokenyu) como experiencia cercana lanzando desde Loxa una iniciativa en Kickstarter.

La primera percepción que tuve después de tomar un café con David es que él no tenía espíritu de haber fracasado por no alcanzar los US$19.025 de inversión objetivo, estaba alegre y satisfecho por la experiencia adquirida. Desde el inicio él supo que no sería fácil, algunas webs hicieron eco del proyecto incluyendo uno de los episodios del podcast de #LoxaEsMás. En el transcurso del mes abierto para la inversión llegó a concebir ideas para lograr aportes del mundo 1.0. También aprendió a comunicarse fluidamente con sus aportantes (backers) de quienes recibió diversa y motivante retroalimentación desde varios países. La fecha de cierre llegó, el monto no se alcanzó, me llegó un correo anunciando este hecho (porque fui un backer de esa iniciativa) y ahora David está preparando maletas para desembarcar en España, pues lleva varias propuestas similares a un gran evento de fanáticos de los juegos (gamers).

Para mi no hay duda que el tema de crowdfunding resulta tanto o más interesante que un modelo clásico de incubadora empresarial para países de Latinoamérica. Si bien hay una plataforma débil (poca masificación de pagos en línea, ausencia de transferencia de micropagos, poca cultura de microinversión, inclusive mediano acceso a tarjetas de crédito) con el tiempo, la sofisticación y el desarrollo de proyectos privados para fortalecer estas áreas, podríamos llegar a pensar en un modelo de adaptación de crowdfunding para nuestro país. Sería bacán que dentro de un plazo corto de tiempo las universidades motiven rondas de financiamiento de proyectos “con cara de ser factibles” a través de plataformas como estas. En las universidades hay cientos, miles de “David” derrochando creatividad e ingenio, depende de un buen ecosistema para lograr que se desarrollen de forma sistémica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *